Muerte a los tiestos

Odio los trastos. Es un hecho. Lo peor es que mi madre tiene esa insana costumbre de acumular sin control, y tengo comprobadísimo que da igual lo ordenado que yo deje cualquier parte de la casa… en unos meses vuelve a ser colonizada por un cúmulo de tiestos, en su mayor parte, inservibles.

El cúlmen de este hecho es que en mi casa hay un garaje, en el cual, debido a la cantidad de trastos, nunca ha cabido el coche. Y ahora me veo en la necesidad de guardar mi coche un año, porque venderlo no me sale rentable, llevármelo es inviable, y porque no quiero tenerlo en la calle -y menos teniendo un garaje-.

Mi filosofía es que si no has utilizado una cosa en los últimos 6 meses, seguramente puedes deshacerte de ella. Puedes venderla o regalarla a alguien que le vaya a dar uso. Hay algunas excepciones, pero en general funciono así. Una época de muchas mudanzas me hizo cambiar el chip, me di cuenta de la cantidad de mierdas que transportaba de un sitio a otro y del esfuerzo que suponía, además de la carga mental. Así que cuando recibo algo nuevo que sustituye a algo que tengo, vendo o regalo el anterior. Mis hermanos y mis padres no son así, son más de acumular… y a mí el ver un cajón con un discman, un walkman y un ipod sin usar me pone mala.

Puedo llegar a ser un poco radical, la verdad, y tampoco le pido a los demás que hagan como yo, que he tirado todos los apuntes de la carrera (tengo amigas que guardan hasta cuadernos del cole). Para mí las cosas no tienen más valor que el «servicio» que me dan en determinado momento. No tengo apego por las cosas y estoy orgullosa de ello.

Total, que mi tarea es conseguir hacer hueco suficiente para el coche, lo cual supone deshacerse de muchas cosas que además no son mías (de esas ya me he ido deshaciendo yo), y va a ser una lucha doméstica de las buenas.

Mi madre se acojona cuando digo que voy a «hacer Zen», que es mi código para hacer limpieza. Esto no ha hecho más que empezar.

¿Y vosotros, sois de acumular cosas o preferís el minimalismo?