Car Madness #1

Las distancias aquí son enormes. No me termino de acostumbrar. Pregunto por algún sitio, me dicen “a 3 manzanas” y lo que me imagino como 5-10 minutos andando llega a ser 20. Y es que los americanos ocupan mucho. Sus casas ocupan mucho. Los coches son enormes. De hecho en las habitaciones individuales nadie tiene una cama más pequeña que una “Queen Size Bed”, que es una cama de 1,50m. En el salón de mi casa (un piso de 3 personas), hay dos sofás con “chaise longue” donde cabrían sentadas unas 12 personas cómodamente.

1

Mi casa en L.A. Es uno de los 3 apartamentos de esta casita.

Creo que un Angelino en Tokio se pegaría un tiro si los espacios allí son tan reducidos como me imagino.

Total, que el hecho de que las distancias sean tan grandes, unido al hecho de que el transporte público is a mess, hace la situación bastante incómoda si no se tiene coche. En L.A. sólo hay metro en la parte este (L.A. mide 70 km de este a oeste, y unos 40 km de norte a sur), y en el resto de la ciudad hay sólo autobuses, que para mayor confusión, pertenecen a 3 compañías diferentes, los “pases” no valen de una a otra, y los viajes cuestan $1 en todas las líneas menos en los buses naranjas, que cuesta $1,50. Es por todo esto que llevo un par de semanas mirando coches de segunda mano, como han hecho los otros becarios, y básicamente toda alma humana que ha pasado por la oficina.

El mercado de coches de segunda mano es un claro ejemplo de información asimétrica en un mercado, según he aprendido fervientemente en estos días. Es decir, que una de las partes de la compraventa no cuenta con la misma información que la otra. El vendedor sabe cómo está el coche. Tú, no, sólo ves el precio. Como hay coches “buenos” y “malos”, y eso los compradores lo saben, el precio medio baja. Entonces, los vendedores de coches “buenos”, no dispuestos a malvender sus coches en buen estado, los sacan del mercado, lo que hace que lo que va quedando es casi todo “malo”. Para los más frikis, la Wikipedia lo explica mejor que yo.

Así que para intentar no comprar el coche a ciegas, en la oficina me pasaron el contacto de un mecánico que los conoce y que hace “pre-sale inspections”, es decir, te revisa la chatarra que le lleves para decirte el estado en que está, las reparaciones necesarias, etc. Y lo más guay, “free”. El tipo en cuestión es un hispanoasiático llamado Walter Wong, y está especializado en Saab. Por tanto, el taller es un lugar bastante cachondo, con un montón de mexicanos hablando español menos cuando se refieren a partes o piezas de los coches (“Oye, el steering wheel le falla, y la verdad que la transmission mount habría que cambiarla, aunque lo que sí te aguanta es el timing belt”), todo ello en un taller decorado con motivos suecos (por lo de Saab). En fin, sin palabras.

2

Walter Wong, tu mecánico amigo

El primer coche que llevé era un mitsubishi eclipse descapotable súper cuidado pero claro, con 10 años y atención: 150.000 millas. (Sí, 240.000km). Yo no había visto un coche con 240.000km en mi vida. Lo llevé porque tenía buena pinta, y porque otro de los becarios se compró uno con 160.000 y parece que le aguanta. No era este el caso, aunque estaba bien mantenido, había que reparar mil cosas, y había temas que se estaban rompiendo sin remedio. Normal, para mí un coche con 100.000 km (unas 60.000 millas) ya es un coche bastante viejo… Total, que los coches con “low miles” de los anuncios tienen 100.000 millas o más, y luego quedas con los dueños y hay cada uno que es para verlo.

A lo mejor se me fue la pinza con el descapotable, pero es que aquí no hay cochecitos normales de 90cv. El más mierdoso tiene 150-200!! Y yo sería feliz con un focus de 70cv, pero va a ser que no… toca seguir buscando. Esta mañana vi otro, era un saab con buena pinta, pero claro, lo quise llevar al mecánico también, porque aunque iba bien, yo no tengo ni idea. El tío se quedó mi dni y yo me llevé el coche al mecánico. Allí me dijeron que tenía de todo y que no lo comprara ni de coña (desesperación total, llevos vistos como 8 coches ya), así que cabizbaja me voy a llevárselo al dueño y… yuju! no arranca! Los mecánicos lo intentaron y no pudieron,así que llamé al tío para contarle la papeleta (El tío era un armenio con un poco de mala leche y un acento raruno).

– Hola, soy la del coche, lo han revisado y además de tener 28 errores de motor, ahora no arranca y no te lo puedo devolver.

– Cómo? Que sí arranca, tú espera un ratito que verás que sí.

– Erm… que no, que tres mecánicos lo han intentado arrancar ya y si ellos no pueden, algo le pasa.

– Es que lo tienes que dejar “descansar” un rato.

– Que le digo que no arranca.

– Pi, pi, pi… (me cuelga!)

 [10 min después]

– Hola, soy yo de nuevo, esto no arranca, y yo me tengo que ir. Va a tener que llamar a una grúa o algo.

– Hmmm, ahí no tienen grúa?

– No, llame a la de su seguro.

– El coche no tiene seguro (yuju!!! he ido por ahí conduciendo sin segurooo!! geniaaaaal!!!!)

– ¬¬’

Al final me fui a por mi dni y él llamó a una grúa, pero perdí 3 horas dando vueltas con la mierda del coche. Así que mi motivación no está muy alta en el tema, aunque sé que lo tendré que seguir intentando si quiero tardar menos de una hora cada vez que voy a algún sitio cerca.

En otro orden de cosas, fui a una fiesta en West Hollywood, y el único famoso que había era un actor de “Al salir de clase” #EpicFail. Por algo se empieza, jajajaja. La compañera de piso de una compañera de oficina es cantante y salió en el “Factor X” de EEUU. Desde entonces hace actuaciones y va de gira de vez en cuando, y nos ha invitado a una fiesta en Berverly Hills el domingo. Si no hacemos otra cosa, supongo que iremos a ver los personajes que hay por ahí. Mucho “artista” veo yo por aquí, jajajaja.

Próximamente, más y mejor!!

Gringos al volante

Es normal que a 12.000km de tu casa, las cosas sean diferentes. Si uno lo piensa bien, lo raro es que nos parezcamos en algo. Y son esas diferencias las que me hacen gracia y me hacen darme cuenta todo el rato de lo lejos que estoy.

1

El sábado le eché valor y cogí un coche de alquiler para aprovechar más el tiempo viendo pisos. Digo que le eché valor porque aunque a priori uno piense que sabiendo conducir en un lado, se sabe en todos, hay algunas cosillas que hay que tener en cuenta aquí (supongo que muchas, pero hay algunas más evidentes). De hecho, legalmente sólo puedo conducir con mi carnet español durante 10 días y después tengo que sacarme el permiso de conducir de California. Las pruebas son: un examen teórico de 25 preguntas (apruebas con un máximo de 6 fallos), y un examen práctico, que si me apunto en la delegación de Culver city, mis queridos amigos ya se saben la ruta y es SIEMPRE la misma (desidia total). Además apuntarse a examen, creo que con 2 oportunidades vale $30. Ah, y de autoescuelas nada. Se nota que aquí conducir más que un negocio, es una necesidad.

2

En fin, las cosas que me rayan de la conducción aquí son, básicamente:

  • Los semáforos están al otro lado del cruce en el que estás.

3

  • En un cruce normal sin semáforo (no de avenidas principales), hay 4 STOP (En España habría 2 STOP y un sentido tendría preferencia, pos aquí se para todo el mundo y a tomar por saco), y la preferencia de paso la tiene EL QUE LLEGUE ANTES. Ni derecha, ni izquierda ni leches: Tonto el último.
  • En avenidas de 6 o 7 carriles, se puede girar a la izquierda. Ea, porque tú lo vales.
  • En avenidas grandes se puede hacer muchas veces en el semáforo la famosa “pirula de dar la vuelta” legalmente.(Cambiar de sentido, vamos).
  • El peligro de multa por aparcamiento de alto o muy alto debido a carteles incomprensibles que se superponen en plan “Aparcamiento máximo 2h” + “No aparcar de 4 a 7pm”. + “No aparcar los jueves de 3 a 5 pm” + “Residentes con permiso excluídos”. Vamos, que te tienes que parar un rato a leer todos y hacerte un croquis de horarios para no liarla. Además, si aparcas en una calle con cuesta y no dejas las ruedas giradas hacia la acera, multa al canto (a uno de la ofi le multaron por esto).

4

5

Por otro lado, van más bien “pisando huevos”; el límite es de 35 mph en ciudad (56 km/h), pero hay avenidas TAN LARGAS (De hecho la calle urbana más larga del mundo, Sepulveda Boulevard, está en L.A. y mide 69 km), que la cosa se hace eterna.Aún así, me lo paso bien con mi flamante Nissan Sentra (o algo así), muy fácil de conducir ya que es automático e “incalable”. Eso sí, al alquilarlo lo hice con seguro a terceros porque como le de un golpe tonto a cualquiera me cuesta la beca, que aquí los porsche y demás son de lo mínimo que se despacha.

He visto unos 7 pisos en 3 días, de los cuales me ha gustado de verdad 1, sobre todo por la compañera. A ver si me sale, si no, a seguir buscando! Eso sí, de los $1000 (hab. individual en piso compartido) no baja ninguno! O_o