El día D

Hoy hace 6 meses del día D. Después de tantos preparativos, de la incertidumbre sobre el tiempo y del estrés por cosas superfluas (lacitos, lucecitas, color de la decoración…), me vi al fin delante de mi familia y amigos. Ellos me han visto crecer, conocen mis logros, han estado ahí cuando me equivoqué, cuando tuve buena suerte y cuando la suerte no fue tan buena. En mayor o menor medida me han visto reír, llorar, cortar madera de balsa para una maqueta a las 4 de la mañana, cantar en el coche de vuelta de pasar toda una noche haciendo fotos en la playa o cambiarme el look de maneras no siempre muy acertadas.

boda2

Esta vez creo que el look no estaba nada mal

Todos sonrientes, algunos incluso emocionados de verme entrar, diciéndome guapa, haciendo fotos. Y a mi lado, Maromo, más guapo que nunca (cómo gana con traje el jodío), sonriente y mirándome como sólo él sabe hacerlo. La ceremonia fue muy bonita, personal, donde algunos amigos nos dedicaron unas palabras y nosotros también nos dedicamos mutuamente nuestros votos. Hubo mucha lagrimilla, pero también risas recordando viejos tiempos. Maromo cogió el anillo equivocado y cuando me tocó a mí, no le cabía, así que hubo que arreglarlo en el momento con los nervios y la risa general. Cuando fuimos a compartir las arras, no las encontrábamos todas en la cajita y Maromo se tuvo que parar a hacer recuento: vaya a ser que no cuadre y se nos vaya la boda al traste.

Fue muy emocionante escuchar el discurso de Maromo que también me sacó una lagrimilla. Tuvo que meter alguna broma, porque si no revienta, pero se controló bastante. Hasta MI PADRE, que es más duro que una piedra, se emocionó en la ceremonia. Mi madre estaba guapísima, al igual que mi suegra, y ambas henchidas de felicidad.

El resto de la celebración fue muy divertida, y para decepción de todos los que me dijeron que en una boda «la novia no come nada», yo me comí el menú entero, que con la comida no se juega, y eso era parte de la diversión. Luego bailamos como locos con una música bien chula, proporcionada por nuestro súper DJ de 20 años pero grandes conocimientos musicales, hasta que el cuerpo aguantó.

Para mí, todo salió perfecto y lo pasamos en grande. A la mañana siguiente, Marido (ya como digievolución de Maromo) decía que nos podíamos casar cada 5 años, pero debemos tener en cuenta que él no tuvo que lidiar con la wedding planner. Despedimos a los invitados, descansamos casi todo el día, y nos preparamos para nuestra etapa de viaje del día siguiente… que deberá ser contada en un nuevo post 😉

Siempre me quedará un recuerdo estupendo de nuestra boda, un día estupendo en el que decidimos celebrar con los nuestros la suerte que tenemos por habernos elegido.

boda3

Myself and Marido

“Pero vamos, lo que te guste a ti”

Sábado, 10:43 AM

[Video llamada de Facetime]

Mamá: Oye, que he pensado que el detalle este que pondréis para los invitados, habrá que envolverlo, ¿no?

Alicia: ¿Pero no es suficiente con la caja que trae, que es bonita?

M: No hija, eso no queda fino, que en la boda que estuve el mes pasado iban envueltos y no hay color.

A: Pues yo no voy a tener tiempo de envolver 150 paquetitos con la de cosas que hay que hacer…

M: Tranquila que ya lo voy haciendo yo, tú busca un papel de regalo bonito que sea en rollo bastante largo.

[20 minutos de búsqueda en Amazon después]

A: Mira, a ver si te gusta este papel plateado, y estas etiquetas de papel kraft que he encontrado.

M: ¡Ah! Qué bonitas! Estupendo, sí… aunque la etiqueta no pega con ese papel, ¿no? A ver si ves otro papel.

[20 minutos de búsqueda en Amazon de rollos de papel de 50m «bonitos»]

A: A ver este como dorado, si te pega más.

M: ¡Ese sí! ¿Ves tú? Mucho mejor, así va coordinado y a las etiquetas les ponemos un sello y quedarán fetén.

[2 horas más tarde]

M: Oye, ¿Por casualidad hiciste ya el pedido?

A: No, estaba comiendo, ahora lo hago.

M: Es que estaba pensando si el papel pegará con los caminos de mesa.

A: ????

M: A ver, saca las fotos de los manteles y eso del sitio de la celebración.

A: Voilâ

M: ¿Qué camino de mesa querías poner?

A: Yo que sé mamá, el marroncito ese mismo, que es bonito y pega con el papel.

M: Ay pero es que el bajo plato es plateado y no va a pegar. Deberías coger el gris.

A: Pues el gris.

M: Pues ahora es que el papel de regalo ese no pega, sería más bien plateado.

A: ¿TE REFIERES AL PRIMER PAPEL QUE BUSQUÉ ESTA MAÑANA?

M: Sí, en realidad sí… aunque hija… elige lo que te guste a ti.

A: Mamá me da igual todo esto, pues pediré el papel plateado.

M: Acuérdate que las etiquetas no pegan.

A: …

[1 hora después de navegar por diversas tiendas online]

A: Bueno, pues ya está, con las etiquetas blancas.

M: ¡Muy bien todo!

[Suenan las llaves y llega Maromo de trabajar a las 6pm]

Maromo: ¡Hola! ¿Qué tal el día? ¿Y esa cara? ¿Qué has hecho hoy?

A: COMPRAR UN P*** PAPEL DE REGALO.

Upgrades

Es un poco triste que mi anterior post date del día de Reyes, pero bah, el blog es mío y hago lo que me da la gana 😛

La vida va muy rápido, o al menos eso me parece, pues desde mi anterior post hay muchas y buenas novedades. Maromo decidió un buen día de Febrero, en pleno Pont de Sant’Angelo de Roma, que quería un upgrade de Maromo 2.0 a Marido 1.0. Y yo, que soy muy de ir a la última tecnología, dije que sí! Así que andamos planeando lo que esperamos sea el bodorrio de 2018 con mucha ilusión y bastante lío, ya que lo hacemos en la distancia.

proposal

Esta locura ha dado de sí buenas anécdotas como la excursión liderada por una estupenda wedding planner que contratamos, mi madre, una amiga de mi madre y los padres de Maromo para elegir el sitio donde celebraríamos tan dichoso evento, ya que había que reservar con tiempo y nos era imposible ir a España en aquellos momentos. Nosotros, desde Suiza, recibíamos fotos y vídeos por Whatsapp con las opiniones de cada uno sobre tal o cual sitio. Ahí fue donde comprobé la buena decisión de haber contratado a la WP, pues ella nos enviaba vídeos donde podíamos hacernos una idea del emplazamiento y nos explicaba las ventajas e inconvenientes de cada uno. En paralelo, tanto mi madre como mi suegra, nos enviaban fotos…. del suelo, vídeos girados 90º, o simplemente, se quedaban sin batería. Es lo que tiene contratar a un profesional.

Así que tras esta primera incursión y tras recibir el input de cada uno, pudimos reservar el sitio y lo visitamos en septiembre aprovechando que ya teníamos unos días de vacaciones por tierras patrias.

Sólo la organización bodil daría para varios posts. Ahora mismo estamos intentando realizar los trámites legales en el consulado para casarnos en España, pero no podemos continuar ya que antes necesitamos encontrar un notario que esté dispuesto a desplazarse un sábado para casarnos en el lugar elegido. Es una idea que me gusta, ya que evita estas ceremonias-paripé, típicas de bodas civiles, donde los contrayentes se casaron en el ayuntamiento el día o la semana anterior.

En otro orden de cosas, parece que estaremos en Suiza bastante tiempo más 🙂 Conseguí un puesto mejor y… permanente! en la misma empresa en la que llevo desde Mayo del año pasado. Es increíble que en relativamente poco tiempo haya podido conseguir un puesto así, con el que fantaseaba cuando aún trabajaba en la empresa de Cateto a Babor.

work

No encontraría algo así en España ni en mis sueños más remotos, así que estoy en un estado de paz interior laboral que no experimentaba desde… creo que nunca! Es cierto que he currado como loca, y en esta ocasión ha tenido su recompensa. Olé, olé y olé! (Y al que no diga olé, pues que se le seque la hierbabuena… jejeje).

Feliz sábado 🙂