El día D

Hoy hace 6 meses del día D. Después de tantos preparativos, de la incertidumbre sobre el tiempo y del estrés por cosas superfluas (lacitos, lucecitas, color de la decoración…), me vi al fin delante de mi familia y amigos. Ellos me han visto crecer, conocen mis logros, han estado ahí cuando me equivoqué, cuando tuve buena suerte y cuando la suerte no fue tan buena. En mayor o menor medida me han visto reír, llorar, cortar madera de balsa para una maqueta a las 4 de la mañana, cantar en el coche de vuelta de pasar toda una noche haciendo fotos en la playa o cambiarme el look de maneras no siempre muy acertadas.

boda2

Esta vez creo que el look no estaba nada mal

Todos sonrientes, algunos incluso emocionados de verme entrar, diciéndome guapa, haciendo fotos. Y a mi lado, Maromo, más guapo que nunca (cómo gana con traje el jodío), sonriente y mirándome como sólo él sabe hacerlo. La ceremonia fue muy bonita, personal, donde algunos amigos nos dedicaron unas palabras y nosotros también nos dedicamos mutuamente nuestros votos. Hubo mucha lagrimilla, pero también risas recordando viejos tiempos. Maromo cogió el anillo equivocado y cuando me tocó a mí, no le cabía, así que hubo que arreglarlo en el momento con los nervios y la risa general. Cuando fuimos a compartir las arras, no las encontrábamos todas en la cajita y Maromo se tuvo que parar a hacer recuento: vaya a ser que no cuadre y se nos vaya la boda al traste.

Fue muy emocionante escuchar el discurso de Maromo que también me sacó una lagrimilla. Tuvo que meter alguna broma, porque si no revienta, pero se controló bastante. Hasta MI PADRE, que es más duro que una piedra, se emocionó en la ceremonia. Mi madre estaba guapísima, al igual que mi suegra, y ambas henchidas de felicidad.

El resto de la celebración fue muy divertida, y para decepción de todos los que me dijeron que en una boda “la novia no come nada”, yo me comí el menú entero, que con la comida no se juega, y eso era parte de la diversión. Luego bailamos como locos con una música bien chula, proporcionada por nuestro súper DJ de 20 años pero grandes conocimientos musicales, hasta que el cuerpo aguantó.

Para mí, todo salió perfecto y lo pasamos en grande. A la mañana siguiente, Marido (ya como digievolución de Maromo) decía que nos podíamos casar cada 5 años, pero debemos tener en cuenta que él no tuvo que lidiar con la wedding planner. Despedimos a los invitados, descansamos casi todo el día, y nos preparamos para nuestra etapa de viaje del día siguiente… que deberá ser contada en un nuevo post 😉

Siempre me quedará un recuerdo estupendo de nuestra boda, un día estupendo en el que decidimos celebrar con los nuestros la suerte que tenemos por habernos elegido.

boda3

Myself and Marido

“Pero vamos, lo que te guste a ti”

Sábado, 10:43 AM

[Video llamada de Facetime]

Mamá: Oye, que he pensado que el detalle este que pondréis para los invitados, habrá que envolverlo, ¿no?

Alicia: ¿Pero no es suficiente con la caja que trae, que es bonita?

M: No hija, eso no queda fino, que en la boda que estuve el mes pasado iban envueltos y no hay color.

A: Pues yo no voy a tener tiempo de envolver 150 paquetitos con la de cosas que hay que hacer…

M: Tranquila que ya lo voy haciendo yo, tú busca un papel de regalo bonito que sea en rollo bastante largo.

[20 minutos de búsqueda en Amazon después]

A: Mira, a ver si te gusta este papel plateado, y estas etiquetas de papel kraft que he encontrado.

M: ¡Ah! Qué bonitas! Estupendo, sí… aunque la etiqueta no pega con ese papel, ¿no? A ver si ves otro papel.

[20 minutos de búsqueda en Amazon de rollos de papel de 50m “bonitos”]

A: A ver este como dorado, si te pega más.

M: ¡Ese sí! ¿Ves tú? Mucho mejor, así va coordinado y a las etiquetas les ponemos un sello y quedarán fetén.

[2 horas más tarde]

M: Oye, ¿Por casualidad hiciste ya el pedido?

A: No, estaba comiendo, ahora lo hago.

M: Es que estaba pensando si el papel pegará con los caminos de mesa.

A: ????

M: A ver, saca las fotos de los manteles y eso del sitio de la celebración.

A: Voilâ

M: ¿Qué camino de mesa querías poner?

A: Yo que sé mamá, el marroncito ese mismo, que es bonito y pega con el papel.

M: Ay pero es que el bajo plato es plateado y no va a pegar. Deberías coger el gris.

A: Pues el gris.

M: Pues ahora es que el papel de regalo ese no pega, sería más bien plateado.

A: ¿TE REFIERES AL PRIMER PAPEL QUE BUSQUÉ ESTA MAÑANA?

M: Sí, en realidad sí… aunque hija… elige lo que te guste a ti.

A: Mamá me da igual todo esto, pues pediré el papel plateado.

M: Acuérdate que las etiquetas no pegan.

A: …

[1 hora después de navegar por diversas tiendas online]

A: Bueno, pues ya está, con las etiquetas blancas.

M: ¡Muy bien todo!

[Suenan las llaves y llega Maromo de trabajar a las 6pm]

Maromo: ¡Hola! ¿Qué tal el día? ¿Y esa cara? ¿Qué has hecho hoy?

A: COMPRAR UN P*** PAPEL DE REGALO.

Upgrades

Es un poco triste que mi anterior post date del día de Reyes, pero bah, el blog es mío y hago lo que me da la gana 😛

La vida va muy rápido, o al menos eso me parece, pues desde mi anterior post hay muchas y buenas novedades. Maromo decidió un buen día de Febrero, en pleno Pont de Sant’Angelo de Roma, que quería un upgrade de Maromo 2.0 a Marido 1.0. Y yo, que soy muy de ir a la última tecnología, dije que sí! Así que andamos planeando lo que esperamos sea el bodorrio de 2018 con mucha ilusión y bastante lío, ya que lo hacemos en la distancia.

proposal

Esta locura ha dado de sí buenas anécdotas como la excursión liderada por una estupenda wedding planner que contratamos, mi madre, una amiga de mi madre y los padres de Maromo para elegir el sitio donde celebraríamos tan dichoso evento, ya que había que reservar con tiempo y nos era imposible ir a España en aquellos momentos. Nosotros, desde Suiza, recibíamos fotos y vídeos por Whatsapp con las opiniones de cada uno sobre tal o cual sitio. Ahí fue donde comprobé la buena decisión de haber contratado a la WP, pues ella nos enviaba vídeos donde podíamos hacernos una idea del emplazamiento y nos explicaba las ventajas e inconvenientes de cada uno. En paralelo, tanto mi madre como mi suegra, nos enviaban fotos…. del suelo, vídeos girados 90º, o simplemente, se quedaban sin batería. Es lo que tiene contratar a un profesional.

Así que tras esta primera incursión y tras recibir el input de cada uno, pudimos reservar el sitio y lo visitamos en septiembre aprovechando que ya teníamos unos días de vacaciones por tierras patrias.

Sólo la organización bodil daría para varios posts. Ahora mismo estamos intentando realizar los trámites legales en el consulado para casarnos en España, pero no podemos continuar ya que antes necesitamos encontrar un notario que esté dispuesto a desplazarse un sábado para casarnos en el lugar elegido. Es una idea que me gusta, ya que evita estas ceremonias-paripé, típicas de bodas civiles, donde los contrayentes se casaron en el ayuntamiento el día o la semana anterior.

En otro orden de cosas, parece que estaremos en Suiza bastante tiempo más 🙂 Conseguí un puesto mejor y… permanente! en la misma empresa en la que llevo desde Mayo del año pasado. Es increíble que en relativamente poco tiempo haya podido conseguir un puesto así, con el que fantaseaba cuando aún trabajaba en la empresa de Cateto a Babor.

work

No encontraría algo así en España ni en mis sueños más remotos, así que estoy en un estado de paz interior laboral que no experimentaba desde… creo que nunca! Es cierto que he currado como loca, y en esta ocasión ha tenido su recompensa. Olé, olé y olé! (Y al que no diga olé, pues que se le seque la hierbabuena… jejeje).

Feliz sábado 🙂

 

50 shades of grey & la ecuación vital

Sí amigos, este es el tiempo que tenemos en la querida Ginebra, lo cual unido a que quedan 4 días 18 horas y 34 minutos para irme a España de vacaciones, hacen que el tiempo pase muy lento, muuuuuy lento, así como si te contaran un chiste en balleno.


Escribo menos que un adolescente con iPhone, pero lo cierto es que desde que nos mudamos de casa (yeah!) hasta hoy, hemos recibido 4 visitas y hemos tenido que “montar” un apartamento, que aunque no sea muy grande, estaba vacío, lo que se dice “del tó”. Estos Suizos no te dejan ni las lámparas al alquilar un piso, maremía.

Las luchas finales con la loca del wifi al dejar nuestra antigua casa terminarán en los tribunales. Sí hamijos, la buena mujer me ha tocado tanto los linfocitos que al final he decidido utilizar todos los resquicios legales para darle en toda la raclette. Esto será desarrollado en otro post que titularé algo así como “Guerra al casero”.

Y mientras, creo que casi he llegado a desarrollar una teoría sobre mi propia existencia, que confirma que nena, no se puede tener todo. La hago pública -o digamos, semipública, vete a saber quién lee esto- para saber si esto le pasa a alguien más.

La teoría del cangrejo cojo, como me gusta llamarla, dice que la vida de la menda se sostiene en múltiples patas cual cangrejo, lo cual ayuda a que el mismo no se caiga si falta alguna, pero que  sin embargo le condena a estar siempre cojo.

Suena guay eh? Pues no, es una mierda! Pongamos un ejemplo básico, definiendo estas “patas” o elementos como sigue:

  • Tener trabajo
  • Ser financieramente independiente
  • Tener buena salud
  • Estar en forma (ya tú sabe, másomeno)
  • Tener buena relación con la familia
  • Relación de pareja satisfactoria
  • Relaciones sociales satisfactorias
  • Intereses / Hobbies / Desarrollo personal satisfactorio

Mi teoría confirma, en mis limitados y no rigurosos ensayos personales, que hay patas incompatibles, como “Relación de pareja satisfactoria” y “Estar en forma”. Esto es una lucha titánica, a mí el deporte me cura de las depresiones por ruptura, pero cuando estoy feliz soy como los cochinillos en un charco, y ésta, que un día llegó a hacer un triatlón, hoy no llega corriendo ni al tranvía.

Ningún cangrejo ha sido sacrificado en la concepción de esta teoría


Luego existen relaciones un poco conflictivas como “tener trabajo” y “tener buena salud”. A mí el estrés y las preocupaciones se me reflejan en la salud en forma brotes atópicos en la piel, problemas en los ojos, etc. Al menos eso me decían todos -médicos y madre, que también es médico- cuando a principios de este año empecé con todos esos problemas que no tenía desde, ejem, la adolescencia. “Cuando encuentres trabajo y te relajes se te va a curar todo”. Hey, holiiiis, llevo trabajando desde Mayo y sigo con más mala cara que un pollo asado del PRYCA. Tengo “peace of mind” y todo, pero nada. No le deseo males dermatológicos ni a mi peor enemigo… Incluso el jefe de servicio de dermatología del HUG (Hospital Universitario de Ginebra), además de cobrarme un riñón por cambiarme de marca de crema hidratante, no me ha dado muchas más soluciones 🙂

Es un coñazo este post y no tiene sentido? Puede, pero ya has llegado hasta aquí, y quizás todo este desvarío sea simplemente por la falta de rayos solares en estas últimas semanas, y cuando me de un poco el Lorenzo y me trinque unos buenos anises del mono y mantecados de Estepa, se me pase la tontería.

Feliz preparación navideña!

Cádiz

Yo no nací en Cádiz, nací en Jaén, pero los Gaditanos nacemos donde nos da la gana. Cádiz es ese olor a choco frito y a pescado riquísimo, es ese grito de “Quilloooo” que se cruzan dos que se encuentran por la calle, esa brisa de poniente al caer la tarde. Las playas infinitas, de arena fina, que en algunos lugares siguen sin estar sobreexplotadas por culpa gracias al viento de Levante, que ahuyenta a los veraneantes más atrevidos. Es poder quedar con alguien hoy mismo, cambiar el plan en el último momento porque te enteras de que hay una feria en algún sitio. Es salir a las ocho de la tarde, con el pelo mojado, a tomar un tinto de verano en la playa. Son las albóndigas de choco, las tortillas de camarones, el Carnaval. 

Pero Cádiz es también esa estación de RENFE a donde llegas con tu billete electrónico pero tienes que hacer cola en la ventanilla para que te abran la entrada, y al final da igual haberlo comprado por internet que con un ábaco de madera. Es ese policía local que se queja de la corrupción pero te cuenta que imprime todos los libros de la universidad de su hija en la comisaría porque allí “es gratis”. Es ese tranvía de chopocientos millones de Euros que sabes que nunca será rentable y que dudas que llegue a funcionar. Es un 40% de paro, pero lleno de instaladores de aire acondicionado, albañiles, fontaneros, jardineros y electricistas que no te dan una factura ni a tiros. Es esa chica que se decide a estudiar contabilidad en lugar de márketing aunque le atrae más lo segundo, porque “es en Jerez, y contabilidad es en Cádiz, e ir todos los días hasta Jerez sin estar segura…”.


Cádiz es a donde siempre me gusta volver pero donde no podría volver a vivir. Unos días son estupendos, unas semanas incluso, siempre que haya fecha de salida. Es el lugar donde relajarse, perder el tiempo, pasear, disfrutar del sol y de la familia. Pasar por la puerta de tu antiguo instituto y que parezca que aquello fue hace un siglo. Es ver al hijo del vecino que ha terminado la carrera y que iba al cole cuando te fuiste. Es despedirte cada vez con la pena de querer quedarte un poco más pero sabiendo que no querrías quedarte demasiado.

Más vale tarde que nunca: Infinity dreams award

Escribo poco porque no creo que esto lo lea mucha gente, pero mira por donde la semana pasada me sorprendió un post de Verena donde me hacía referencia a través del “Infinity Dreams Award“, que suena muy fashion y es algo así como una cadena que viaja por los blogs para saber más acerca de sus bloggers y para conocer nuevos blogs. ¡Gracias por nombrarme! Yo también he descubierto nuevos blogs interesantes que cotillear 🙂

infinity

Ahora me toca corresponder y continuar con “la cadena”. Primero se trata de contar 11 cosas sobre mi blog -o mi experiencia bloguera-, y luego nominar otros 11 blogs! No tengo tantos, así que haré lo que pueda!

11 cosas sobre Aliciaexpulsada:

  1. No me llamo Alicia en la vida real. (Gran decepción, lo sé XD)
  2. El nombre del blog viene de mi canción favorita de Bunbury, “Alicia expulsada al país de las maravillas”, y del doble significado de estar “expulsada/emigrada” de España. Aunque suena un poco fuerte, yo soy feliz en el extranjero, que conste! Podéis escuchar la canción en el apartado sobre mí.
  3. Mis comienzos cibernéticos llegaron con la creación de una web en html llamada “Smellycat” (Si has visto la serie Friends, sabes de lo que hablo), que hice con el FrontPage y que era una horterada. Todo de forma autodidacta, porque siempre me ha gustado experimentar con las tecnologías a mi alcance. Tendría como 15 años.
  4. Mi primer blog surgió cuando estaba de Erasmus en Italia hace 10 años. Al final lo cerré porque se llenó de Spam y no lo leía ni el tato.
  5. Tuve un blog con éxito semi relativo sobre superar una ruptura, que utilicé terapéuticamente durante un par de años, pero dejó de ser útil cuando la superé, así que… chapado! XD
  6. Los blogs anteriores eran anónimamente anónimos, y ni mi familia, ni amigos, sabían de su existencia. Eso permite contar cosas mucho más personales y conectar con la gente de otra forma. Sin embargo, con este blog ya no vi necesario tanto secretismo, y algunos amigos y Maromo lo conocen y lo leen (o eso dicen).
  7. Este blog tiene unas tristes 3.800 visitas.
  8. El día más popular fue el 19 de febrero de 2016, donde 100 personas entraron a ver el post de “Aprender francés en Ginebra“.
  9. La mayoría de visitas vienen de España, Suiza, y Francia.
  10. Me gustaría escribir algunos posts de “ayuda al emigrante” para quien lleve poco tiempo en Suiza y no sepa cómo empezar. Pero luego veo que hay blogs que ofrecen buena información al respecto… y se me pasa… jajaja!
  11. En mis tiempos mozos también escribía relatos e historias breves… ains qué tiempos aquellos…

Voilà! Ahora dejaré aquí una lista de mis blogs “nominados” para que los descubráis y para que, si quieren, continúen con este juego:

  1. Te llevo conmigo!
  2. Lifestraveller
  3. Living la vida en Suiza
  4. Emigrando ando
  5. Silvia Izquierdo

Es breve pero es que algunos blogs que sigo ya estaban nominados en otros sitios! 🙂

Hasta pronto!

 

Multipotencialistas, o qué pasa cuando no tienes vocación

¿Qué quieres ser de mayor? Esta pregunta, que yo de pequeña contestaba aleatoriamente (artista de circo, médico, ingeniera, bombera…), sigue hoy día, para mí, sin respuesta.

Ayer estuve un rato curioseando charlas TED. Para quien no las conozca, son una estupenda manera de procastinar y entrar en un círculo vicioso de vídeos que tratan de todo tipo de temas: psicología, ciencia, sociedad, humor…

Viendo los títulos relacionados, me llamó la atención la charla de Emilie Wapnick: Why some of us don’t have a true calling (Por qué algunos no tenemos una auténtica vocación).

vocacion

Nunca he tenido la llamada de la arquitectura, de la música, o de las finanzas. Cuando hubo que elegir qué carrera universitaria escoger (sobre esto escribí hace mucho), me di cuenta de que no lo tenía nada claro. No había una materia concreta en la que yo destacara muy por encima de las demás, y al mismo tiempo, había varias cosas que se me daban bien, aunque no tuvieran que ver mucho entre ellas.

El hecho es que escogí estudiar arquitectura basándome no en una pulsión interna o pasión por un futuro a lo Rafael Moneo, sino porque en el panfleto de la escuela de arquitectura ponía que había una tasa de 0% de paro entre los arquitectos en España. Nota mental: No volver a fiarse de panfletos de ningún tipo.

Como visionaria, desde luego no tengo ningún futuro.

El caso es que viendo esta charla, me sentí muy identificada con el patrón que en ella se describe: Un día descubres algo nuevo (tocar un instrumento, aprender un idioma) y te interesas un montón. De hecho, te obsesionas un poco y quieres llegar hasta el fondo del asunto, te compras un libro, miras vídeos, te apuntas a un curso, etc. Estás casi seguro de que esto es lo tuyo.

La cosa se pone chachi hasta que llega un punto en que la actividad o el tema se vuelve aburrido. No es que llegues a dominarlo por completo, pero te has hecho una idea de cómo funciona, y de qué conllevaría (a nivel de esfuerzo, o de tiempo, o lo que sea) llegar a ser un especialista en ese tema concreto. Y lo abandonas.

Al tiempo, te da por otra cosa, y vuelta a empezar. Esta nueva cosa puede estar relacionada o no, con la anterior, y todo marcha de nuevo hasta ese famoso punto crítico. And so on.

A lo largo de mi vida he aprendido me ha dado por: tocar mediocremente dos instrumentos, hacer páginas web, programar java, aprender fotografía, estudiar arquitectura, aprender muchos programas (de diseño, de cálculo, yo qué sé), aprender idiomas (algunos mejor, otros peor), estudiar finanzas (fail), intentar ser deportista (fail), y un largo etcétera. No me considero especialista en ninguna de las facetas porque siempre hay quien se ha dedicado toda la vida a tocar el piano, y ahora da conciertos. Estas personas son especialistas, y ojalá yo fuera uno de ellos, porque, sinceramente, la vida es más fácil así.

El resultado de lo que la autora llama ser “multipotentialite” (Algo así como personas con múltiples potenciales), puede observarse en mi perfil: un recorrido desigual, con distintas experiencias, en distintos sitios, y aptitudes desarrolladas en materias dispares hasta cierto punto. El terror del profesional de recursos humanos, jajaja.

vocacion-docente-408250_10151121838494732_627316552_n.jpg

Hasta ahora, había visto esto como una desventaja frente al poder haberme especializado en algo, pero es cierto que cuando estoy trabajando, o simplemente con la familia o amigos, me doy cuenta de la cantidad de cosas que puedo hacer, la de problemas que puedo resolver, gracias a que en algún momento me interesé por X, y aunque no hiciera el doctorado en X, esto me ha ayudado en Y. Así, en muchas cosas más. Es lo que se llama valer pa un roto y pa un descosío, pero meter esto en una charla TED creo que les hubiera quedado demasiado folklórico.

Y oye, que esto hace que los multipotencialistas tengamos 3 súper poderes, a saber:

  1. Capacidad de síntesis: Es más fácil ver “the big picture” cuando te has interesado tanto por Mario Bros como por el cultivo de la coliflor. Digamos que sintentizar teniendo nociones de varias materias es más fácil.
  2. Agilidad en el aprendizaje: Aunque parezca una tontería, también se aprende a aprender, y cuando has sido principiante tantas veces, no cuesta tanto serlo una más. He empezado muchas cosas de cero, y eso no me asusta.
  3. Adaptabilidad: Si mañana me tengo que mudar a Suecia (por una buena razón eh, no por un simple “no hay huevos“), podría hacerlo, y eso no me da miedo. Maldita sea, he matriculado coches en tres países en el idioma local, en Suecia no será tan diferente XD.

Así que creo que ser así, al fin y al cabo, no es tan malo. Mis felicitaciones a los especialistas de este mundo, ya que su vocación es un pilar más fuerte que la religión, y parece ser que esa vocación se tiene o no se tiene, no creo que se pueda aprender. Lo bueno es que los mejores equipos se forman de ambos tipos de personas, porque alguien tiene que tener la vista puesta en el que rema en el barco y en si el postre del menú del día lleva gluten.

Y tú, ¿Eres especialista o multipotencialista?

profesion-feliz.jpg