Vecinas amables, mecánicos malajes y la dieta maromil

El lunes empecé la dieta que me recomendó una amiga nutricionista de España. Estamos a jueves y calculo que ya habré perdido al menos cuatro días (jajaja, si no hago este chiste reviento). La verdad es que no es una dieta súper estricta; hay variedad, y contiene dos puntos que me cuesta horrores cumplir, pero que de momento estoy haciendo bastante bien: no comer pan (sólo en el desayuno) y tomar mucha fruta (no me gusta la fruta!). La idea es ir cambiando volviendo a los hábitos de comer sano que había conseguido antes de volver a tener pareja. 

Porque sí, queridas: los maromos engordan. Bueno, en mi caso, engordo yo. Una que es de buen comer, como me «ajunte» con un glotón, pues voilà, a jalar sin control, y claro, mi metabolismo no es el suyo, que el maldito buen mozo se come tocino frito en manteca, y se queda igual. Injusticia.

Volviendo a la dieta, lo curioso es que hay algunas cosas que aquí no hay, lo principal: Queso fresco (tipo de Burgos) y gaseosa/casera (para tomarse un «tintito de verano», que la birra ha quedado prohibida, de momento), o al menos, yo no los encuentro. Incluso he preguntado en el típico grupo de «españoles en Ginebra», quienes me han confirmado que si quiero queso fresco, que vaya a Burgos.

Otra cosa que me trae de cabeza esta semana es todo lo relacionado con legalizar el coche que traje de España. El papeleo que conlleva es una movida (importación, homologación, matriculación), y luego está el reto de enterarte de lo que te explica cada uno a cada paso del tema, porque hay unas cuantas variantes y no es todo ABC. Lo único que me consuela es que si tuviera que hacer esto en un cantón alemán, ya me habría cortado las venas.

  
Hoy, en uno de esos millones de pasos, tenía que averiguar la manera de obtener una «fiche d’entretien du système antipollution». He ido a tres mecánicos que me han dado instrucciones confusas, y el último -y el que parece que lo hará- era un pedazo de malaje vivo, que desde que llegamos a preguntar estuvo maldiciendo -sin que entendiéramos mucho-, y parecía que me estaba salvando la vida… Me han dado ganas de coger los papeles y decirle «mire usted, ya me busco la vida por otro lado», pero como no sé tanto francés como para sonar sarcástica y la verdad es que tampoco sé quién más lo puede solucionar, me he quedado calladita con cara de Póker.

Añoro los tiempos de mi mecánico amigo, Walter Wong.

Para rematar la semana cocheril (me permito inventar este término), una vecina golpeó mi coche con el suyo en un ataque de yodling motorizado, y le rozó un poco, la verdad es que no me di ni cuenta, hasta que mi casera (a.k.a. La loca del wifi), me llamó diciendo que la vecina intentaba buscar al dueño del coche español para arreglarle el golpe, que si era mío.

  
Así que así fue como conocí a Mrs. Clark, inglesa del mismo Reino Unido, que amablemente me ha dado todos los datos y la cita con el taller para que le arreglen la esquina al bólido. Anda que en España te van a buscar para darte los datos del seguro… Pues a mí ya me ha pasado dos veces.

2 comentarios en “Vecinas amables, mecánicos malajes y la dieta maromil

  1. Uy, nutrición, mi tema estrella en los últimos tiempos. Verás, si no te gusta la fruta, no es obligatorio que la tomes. Sí, tiene muchas vitaminas y todo, pero si te hinchas de verduras, tampoco es imprescindible. Lo del pan es por los hidratos de carbono o por el gluten. Está demostrado que el trigo que se usa hoy en día tiene más gluten que los antiguos, además en general comemos más gluten que antes. Esto hace que influya en la inflamación del intestino que a la larga puede volverse poroso y te la lía parda.

    Si me permites el consejo: Lo mejor para adelgazar en este órden es:

    1. Dormir como un lirón y a su hora. No hay nada que le guste más a tus hormonas y poco a tu grasa.

    2. Deporte. Si quieres eficiencia en perder grasa, haría un combo de series en modo «voy a sacar el hígado por la boca» (pesas, sprints, etc) de 5-10-15 minutos según forma, seguido de un trote cochinero (no más del 60% de tus pulsaciones máximas, vamos mucho más lento de lo que crees que deberías ir)…y si lo haces ante de comer, éxito asegurado. Lo primero crea músculo, tu gran aliado ya que mientras estás tumbada viendo la tele tu músculo quemará energía. El trote cochinero a bajas pulsaciones para movilizar grasa y que lo usen tus músculos. Win-win.

    3. La dieta, of course. Pero sin matarse. Eliminar los hidratos que provengan de pan, arroz, patata al menos 5 días a la semana (si comes una jartá de verduras y además legumbres estarás más que servida), para forzar a tu cuerpo a que utilice más las grasas. Eso es más importante si tu dieta se basa mucho en los carbohidratos. Si eso ya de por sí supone un estrés, pasa del tema y sigue unas normas básicas: huye de las cosas light y procesadas, el azúcar que lleva es tu enemigo y la grasa que le quitan es tu amiga, la grasa te ayuda a no acumular grasa. El azúcar es caca, el azúcar va directo al hígado y se transforma en grasita y de ahí directo al michelín. Además de otros efectos secundarios. KK. Come proteína suficiente, sobre todo al desayunar.

    Y por el resto, tranquilidad, take it easy, y NO HAGAS DIETA. No hay nada más estresante para el cuerpo y por tanto algo que falle más, que hacer dieta. El estrés le dice al cuerpo: ¡Peligro! acumula todo lo que comas que me va a hacer falta. Así que estrés fuera.

    Y bueno, son 60 € jajajaj. ¡Gracias! Yo me tengo que poner a NO dieta próximamente, pero quiero estudiarme bien este pifostio bioquímico que es mi cuerpo (más ahora mismo) para que sea fácil y no pete. En mi experiencia, caundo he perdido peso sin hacer NADA, hacía básicamente lo que te digo arriba. Sobre todo en verano cuando mi cuerpo pasa a relax-total. En invierno, con clases, trabajo, etc, siempre me ha sido más difícil, aunque antes de irme a Berlín le tenía cogido el truqui.

  2. aiii las dietas… yo quiero quitarme unos 4 kilos desde hace unos meses, y nada, no soy capaz. El cuerpo me pide calorías y mas calorías. Espero que con la llegada del buen tiempo pueda ir adaptando mi alimentación a mi dieta gazpacho-fresco-hecho-en-casa y las ensaladas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s