Malos jefes y jefes malos

Después de varios días de reflexión, de conversaciones con Maromo, familia, amigos, incluso foros anónimos, he decidido que intentaré quedarme en Suiza y buscar un futuro mejor, aunque suponga renunciar a volver a España a mi “antiguo puesto” (?), algo ni tan seguro, ni tan apetecible por otra parte.

Y es que soy el “ente fantasma” de mi empresa. Actualmente, pueden pasar días enteros sin ningún contacto con mi empresa, ni un triste Skype. A estas alturas, la verdad, ya me da igual, incluso lo prefiero. Me enviaron aquí para coordinar a un equipo, pero al poco de llegar, se anunció la finalización del proyecto por causas ajenas y lo que tuve que hacer fue irles echando uno a uno. Ya solo quedo yo. Genial.

Al principio de estar en la empresa, achacaba mis malentendidos, o mi confusión, a mi inexperiencia en general, y en el sector; hoy sé que el problema aquí es mi jefe.

cateto-a-babor

Imaginemos al director general de una empresa de 550 personas que no delega nada. Que revisa cada gasto de gasolina de un técnico que ha ido a instalar algo en Castilleja de la Cuesta, o en Panamá, y le tiene que hacer “click” para que la maquinaria funcione. Que organiza la empresa mediante hojas excel. Como bien lo denomina un buen amigo mío, un Don Pablo cualquiera, pero con poder.

Esta misma persona te manda a Suiza para establecer allí una empresa porque según ellos tienen un proyecto de puta madre, y lo vamos a petar, que en Suiza hay mucha pasta, y además espanis tecnisian is mor chiper (palabras textuales en cualquier reunión random con mi jefe y clientes). Tú, que sobre la decisión de si es un buen proyecto, o de cuán complicado es este mercado, no tienes ni voz ni voto, vas.

Y… oh là là! Te toca hacer todo, sepas o no hacerlo. Cosas que podrían relacionarse con tu puesto, y cosas que ni de coña. Invertir duele al bolsillo, pero entrar en un país como Suiza a medio gas para no gastar tanto, sale al final más caro (comprobado). Y claro… una ha resuelto muchas papeletas en su vida, pero una empresa sin soporte ni medios detrás, se nota. He pasado épocas de sentirme responsable de que esto no reflotara, de hacer más de lo que podía para intentarlo… pero está claro. Sin apoyo, y, para dar una pincelada, siendo la única de la empresa que habla otros idiomas, esto es imposible.

Es como tener “Aceros Manolo” y que tu cliente sea Microsoft. Y tú en medio.

En fin, que solo tengo una vida, y si me dejo llevar por miedo al camino que me marquen, no salgo de “Aceros Manolo” ni a la de tres, y con todo lo que he hecho y las vueltas que he dado, me merezco algo mejor.

Ayer pasé todo el día creando 3 modelos de CVs orientados a diferentes puestos, para luego ir personalizando según la oferta. He estado leyendo posts al respecto en el blog de lavidaensuiza, y son bastante interesantes. También hay modelos para la Suiza francófona (Aquí dicen Suisse Romande, pero en español parece que se denomina Romandía, Suiza Romanda o Suiza Francesa) en las webs de Manpower y Adecco.

Ahora toca traducirlos también al francés y empezar a darle a la manivela. Todo esto, teniendo en cuenta que aún mi salida de mi empresa actual no se ha hecho oficial, y cuando se haga, con esto de los preavisos suizos, realmente tendría mes y pico de margen, al menos, “salarial”.

Toca ser positiva y constante. 🙂

 

2 pensamientos en “Malos jefes y jefes malos

  1. Pingback: ¡Tengo trabajo! (Yeah) | Alicia expulsada…

  2. Pingback: Upgrades | Alicia expulsada…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s